Los procedimientos no quirúrgicos son una alternativa ideal para mejorar y resaltar tu belleza natural. Nuestro objetivo es trabajar de cerca con nuestros pacientes para poderlos complacer y alcanzar los resultados que  desean.

Algunas de los procedimientos no quirúrgicos que realizamos se encuentran a continuación. No dudes en contactarnos si tienes preguntas o si quieres recibir información adicional acerca de nuestros servicios.

Botox®

La toxina botulínica tipo A (Botox®) se aplica directamente en los músculos que causan las líneas de expresión, generando una relajación temporal de los músculos faciales.

Es ideal para pacientes que buscan tratamientos no quirúrgicos para lograr una apariencia rejuvenecida, manteniendo la naturalidad de la expresión facial. Las áreas que con más frecuencia se tratan son el entrecejo, la frente y las “patas de gallina”. También se puede usar para las arrugas del dorso nasal, labio superior, mentón, cuello y en las axilas para disminuir el exceso de sudoración.

Rellenos con ácido hialurónico

El ácido hialurónico se encuentra en el cuerpo humano, es una sustancia segura y reabsorbible, por lo cual, al aplicarlo se integra de forma natural a los tejidos y el resultado se obtiene de forma inmediata.

Se emplea para recuperar la pérdida de volumen de las mejillas y labios, para rellenar surcos y líneas de expresión estáticas, y como hidratante de la piel del rostro, escote y manos.

Plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas es un producto que se obtiene mediante la centrifugación de la propia sangre del paciente (autólogo), por lo tanto, es una sustancia segura, no tóxica, que evita el riesgo de infección, transmisión de enfermedades o reacciones alérgicas.

Una vez es activado el PRP, puede emplearse en zonas como el rostro, cuello, escote, dorso de manos y cicatrices, permitiendo la liberación de los factores de crecimiento de las plaquetas, que se traduce en una piel de mejor calidad.

Rejuvenecimiento genital

El rejuvenecimiento genital externo permite mejorar el aspecto de la zona íntima de la mujer, que puede verse afectado por los embarazos y partos o por la edad. Recuperando el aspecto juvenil, que genera un mayor confort y una mejor percepción corporal.

Existe una amplia variedad de tratamientos para este fin, que van desde la aplicación de tecnologías no invasivas como el láser o rellenos con ácido hialurónico, hasta los procedimientos quirúrgicos, que renuevan el aspecto de los labios mayores y menores, el pubis y la zona vaginal.

Una adecuada valoración que considere los aspectos funcionales y estéticos de ésta área, permitirá el desarrollo de un plan de tratamiento acorde con los deseos de cada paciente, para obtener unos resultados ideales.

Procedimientos No Quirúrgicos